domingo, diciembre 10, 2017

sábado, diciembre 09, 2017

La Casa Oblicua. Mercadillo.

Creo que este año volveré a vender cosas en La Casa Oblicua, el estudio de Javier Zabala. Y digo creo porque aún no he preparado trabajo. Pero esto es lo primero que ha salido, aunque aún no sé si venderlos o no. Creo, también, que estaré acompañada de Mónica Gutiérrez Serna y Emilio Urberuaga, a parte de Javier, claro...


El fin de semana que viene.


En Conde Duque 16... Madrid...















viernes, diciembre 01, 2017

Taller de Álbum para la Facultad de Bellas Artes de Granada.

He pasado unos días preciosos en Granada, invitada por la Facultad de Bellas Artes de allí, para impartir un taller de ilustración infantil y  álbum ilustrado en el Master de Dibujo que organiza la Universidad.

Ha sido una experiencia maravillosa, muy gratificante.







Las vistas donde estaba alojada eran increíbles.



domingo, noviembre 26, 2017

miércoles, octubre 11, 2017

Pequeños grandes lectores





El otro día tuve un encuentro precioso. Estaba ayudando en una feria, vendiendo libros. Se acercó una niña, de unos 11 o 12 años. Miró los libros con sumo cuidado. Uno, otro. Dos libros especiales y diferentes que ni niños ni adultos suelen escoger solos. Yo la observaba atenta y de soslayo. Ella estaba muy nerviosa. Miraba los libros, abría un bolsito que llevaba, lo volvía a cerrar. Una y otra vez. Y hablaba muy bajito a sus padres. Así estuvo un buen rato, meditando qué hacer. Yo estaba maravillada analizando cada uno de sus gestos. Al final se decidió. Le pregunté a sus padres si lo iba a pagar ella con su dinero, me dijeron que sí. Seguimos hablando y a ella le conté que yo era igual de tímida de pequeña, que también me encantaban los libros, me gustaban tanto que quería ser bibliotecaria cuando fuese mayor. Sus padres me explicaron que ella adoraba leer y que su deseo era ser editora. Le regalamos otro libro además del que se llevó.

Me quedé pensando después que me habría gustado decirle que no se preocupase, que a mí de pequeña también me asustaban los adultos y los niños de mi edad, que era feliz entre mis libros, pero que esa timidez no era debida más que a una gran sensibilidad y que eso era algo muy especial. Y que estaba claro que era una niña muy inteligente por el tipo de libros que había escogido. Me quedé con todo eso en la cabeza con pena de no habérselo contado, tal vez para hablar a mi yo asustado de 12 años y explicarle que todo iba a ir bien. También llevaba gafas, como yo cuando era niña.

jueves, abril 27, 2017

Escultura para Inés. Zorrito polar.

Estos días he recibido un encargo precioso. Me escribió una conocida porque su hija Inés se había enamorado de uno de mis objetos, y eso es lo que pidió a sus padres como único regalo de cumpleaños. Incluso propuso poner ella dinero. Me pareció tan halagador. El requisito: de las anteriores esculturas le encantaba el zorro (que ya no estaba en mis manos) y quería un animal del bosque.

Les conté que tendría que ver las maderas, porque de cada una surgía un animal diferente, pero al final pude encontrar al zorrito.

Siempre me da pena desprenderme de mis pequeños animales, pero no me imagino unas manos mejores para que esté. Gracias Inés.













viernes, abril 21, 2017

Piara. Boda en el pueblo. Editorial Narval.

Cuando era niña recuerdo que me resultaba curioso ver cómo los domingos la gente vestía sus mejores galas (niños incluidos) para ir a misa. También recuerdo las bodas con viandas interminables.  Y esos zapatos incómodos y trajes absurdos que nos obligaban a poner, con los que nos sentíamos ridículos y disfrazados. Nada como ir descalza. Igual que Ángela, la protagonista de Piara.